Los selfies han incrementado en un 10% las cirugías faciales

Viernes, 23 de Noviembre de 2018 6:00

El doctor Alberto Pérez Espadero, cirujano plástico del hospital IMED Valencia, destaca que la gente ya no se opera por estar acomplejada sino para mejorar su autoestima

Las redes sociales están cambiando el mundo. También el de la cirugía estética. El doctor Alberto Pérez Espadero, cirujano plástico del hospital IMED Valencia nos ha desvelado en Plaza Radio que los selfies han incrementado en un 10% las cirugías faciales. La gente joven cada vez solicita más rinoplastias pero también los no tan jóvenes demandan blefaroplastias, que es la cirugía de párpados, o el lifting facial. “Cada vez somos jóvenes más tiempo, vivimos más y mejor, por lo que queremos que la imagen que proyectamos sea el reflejo de lo que somos por dentro. Jóvenes” resalta.

El principal motivo por el que una persona decide entrar en el quirófano es para sentirse bien con uno mismo. “Se ha visto que en pacientes que no tienen ninguna patología, es decir, que no tienen un gran complejo o depresión por algún defecto la operación mejora la autoestima y la visión que tiene la persona de uno mismo. “La gente de alrededor también nota esa seguridad”.

El doctor pone el ejemplo de una mujer que después de tener hijos no tenía la zona del abdomen como antes. “Por supuesto, hacía una vida normal pero no se ponía camisetas ajustadas ni biquinis. Tras operarse, dice que le ha cambiado la actitud ante la vida, es más segura en su trabajo, ha perdido peso…”

Las modas van cambiando. Antes se buscaban resultados más exagerados, que se notase que se habían operado, comenta el cirujano plástico. “Ahora se busca más la naturalidad y la proporcionalidad. También las técnicas nuevas buscan eliminar esos estigmas que tenía las cirugía plástica”.

El aumento de pecho sigue siendo la operación más demandada a nivel mundial seguido de la mastopexia y de las cirugías faciales, como el lifting, la rinoplastia o la blefaropastia. En esta última se elimina el exceso de piel y el exceso de bolsas en los párpados inferiores. Se suele realizar a partir de los cuarenta años pero como tiene un gran componente genético también se operan con treinta años con bastante frecuencia.

Las rinoplastias también han evolucionado mucho. En los años noventa se llevaban las narices muy delgadas y en punta, las llamadas narices californianas, típicas de las actrices de Hollywood de aquella época. Ahora se busca la proporción.

Respecto a los aumentos de pecho el doctor Pérez señala que es importante no entrar a ciegas en el quirófano y tener una idea de qué pecho se quiere. Por eso, en el hospital IMED tienen probadores para que la mujer vea con qué talla se ve mejor. El doctor suele recomendar una talla B o C pero aún hay personas que buscan tener un pecho grande. El doctor les explica que hay unos límites. Los pechos deben quedar naturales y no perjudicar la salud de la paciente. Si se hace un aumento de pecho muy grande se corre el riesgo que las dos mamas se junten en el centro, que salgan hacia la axila o incluso que la piel no aguante tanta presión. Muchas pacientes piden un aumento de pecho exagerado sin saber las consecuencias. Cuando se las explicas suelen descartar esa idea.

Respecto a si la intervención se realiza por la areola o por la axila dependerá de cada caso. El doctor afirma que también hay que descartar la idea que las operaciones de pecho afectan a la lactancia.

La entrevista ha estado plagada de curiosidades y anécdotas. Pérez Espadero nos relata que la primera operación de pecho se realizó en 1893 con la grasa de la propia paciente. La primera rinoplastia aún es mucho más antigua. Data del siglo VI AC y se realizaba debido a que la lepra destrozaba la nariz. La reconstrucción se realizaba con la piel de la frente.

El doctor señala que actualmente la cirugía estética va dirigida a todo el mundo, ya no es elitista. Antes solo se lo podían permitir unos pocos pero ahora todo el mundo tiene acceso. Asimismo, ha cambiado el porcentaje de hombres que se operan. Entre un 10% y un 20% de las intervenciones plásticas se realizan a los hombres que suelen demandar liposucciones y blefaroplastias.

En la clínica de medicina plástica que hay en el IMED no ha límite de edad y en la mayoría de las intervenciones que realizan, los pacientes se pueden incorporar en una semana al trabajo. Además, se intenta que la recuperación sea lo más rápida posible haciendo masajes para que bajen los edemas, presoterapia para reducir la inflamación, ultrasonidos y radiofrecuencia para mejorar la piel y la textura.

Es muy difícil recuperar totalmente la figura después de haber dado a luz solo con deporte y buena alimentación. Hay cosas que no vuelven al sitio si no se pasa por el quirófano. El doctor afirma que depende de los cuidados durante y después de haber dado a luz. Pone un ejemplo muy visual. El cuerpo es como un globo. Si se hincha hasta un cierto punto luego vuelve a su posición normal pero si nos pasamos hinchándolo ya no se recupera. Con la piel y los músculos pasa lo mismo. Si una persona muy delgada engorda 20Kg esa piel ya no se recupera igual. Una vez se pasa el punto elástico de la piel es necesario estirar la piel, corregir la posición de los músculos.

Con el tejido mamario ocurre lo mismo después de haber dado el pecho. Dependerá también del tamaño del pecho.

Hay muchas pacientes que solicitan operarse de muchas cosas en una misma intervención. Es el “ya que…” El cirujano recomienda dividir las operaciones cuando se pasan de más de ocho horas de quirófano.

El doctor ha recordado algunas anécdotas como el caso de un paciente que acudió con una foto de Ricky Martín porque quería parecerse a él. El doctor explica que se pueden hacer cambios pero no tantos.

Además hay muchas personas que quieren un gran cambio en su aspecto pero otros están mal asesorados y dan al paciente lo que piden y al final no quedan bien.

El país del mundo donde más cirugías estéticas se realizan es EEUU. España se encuentra en el puesto doce, por detrás de Colombia

Además de cirugía plástica, en IMED también se realiza cirugía plástica y reparadora. Precisamente el doctor es especialista en cirugía de mano, una de las más frecuentes junto a la reconstrucción de pecho después de un cáncer de mama.

Destaca que en el hospital IMED Valencia, que lleva abierto año y medio, es muy importante la colaboración entre especialistas.