IMED Valencia es el único hospital de la Comunidad que dispone del avanzado sistema robótico Da Vinci Xi, capaz de realizar las cirugías más complejas

Viernes, 18 de Enero de 2019 6:00

“Da Vinci Xi mejora los resultados y la recuperación del paciente porque elimina muchas de las limitaciones del cirujano”, señala en Plaza Radio el doctor Antonio Alberola, Jefe del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital IMED Valencia

Si a ustedes les digo que hoy vamos a hablar de Da Vinci pensarán que están en la sección de cultura y no en su espacio favorito de salud. Pero no se han equivocado. Más de 500 años separan a dos hitos que han marcado una época y llevan el mismo nombre. Hoy vamos a conocer al que ha revolucionado la cirugía mundial. Para conocerlo un poco más nos ha acompañado en Plaza Radio el doctor Antonio Alberola, Jefe del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital IMED Valencia.

El doctor Alberola nos ha explicado que Da Vinci Xi es el sistema robótico de asistencia laparoscópica más avanzando del mundo. Consta de tres partes: la torre de visión, que es el cerebro del robot, la consola quirúrgica, donde se posiciona el cirujano y está alejado del paciente, y el propio robot, que tiene cuatro brazos. En ellos se encuentra el instrumental y la óptica robótica. El robot reproduce lo que ordena el cirujano desde la consola.

Los beneficios de intervenir con Da Vinci Xi son múltiples para el paciente. Mejora los beneficios de la cirugía laparoscópica ya que los movimientos son más precisos, el robot no traumatiza tanto los tejidos del paciente y se maniobra mucho mejor. Eso se traduce en un dolor postoperatorio mucho menor. En cirugías complejas existe menor riesgo de hemorragias, mejores resultados funcionales y la recuperación es mucho más rápida.

Las ventajas son abismales para el cirujano, sobre todo si son intervenciones muy complejas. El instrumental de los cuatro brazos de Da Vinci Xi tiene mayor maniobra que la mano humana al contar con un ángulo de movimiento de 360 grados en siete ejes. La visión del sistema robótico también es mucho mayor ya que posee diez aumentos en 3D binocular. Cuando el cirujano está operando, desde la consola, parece que se encuentre en el interior del propio paciente. “Por muy hábil que sea el cirujano existe el temblor fisiológico de mano o movimientos involuntarios que el robot no tiene. Además, el cirujano está sentado en una posición ergonómica, más cómoda y relajada”, describe el Jefe de Cirugía General.

Como muchos avances médicos el sistema robótico surgió de una patente militar para poder operar a marinos o astronautas desde la distancia. Sin embargo, aunque se ha realizado alguna intervención Paris-Nueva York las redes de telecomunicaciones no están lo suficientemente avanzadas al producirse un desfase de milisegundos entre que el cirujano da la orden en la consola hasta que llega al robot.

El Jefe del Servicio de Cirugía General del Hospital IMED Valencia avanza que el sistema robótico da Vinci Xi se puede usar cada vez en más especialidades, pero está especialmente indicado en urología, ginecología y cirugía general y digestiva. “Está especialmente indicado para el cáncer de próstata porque, además de la precisión que aporta el robot en los márgenes oncológicos, da mayor seguridad en toda la cirugía que conlleva un riesgo de crear un posible problema funcional”, señala.
En ginecología, los procedimientos realizados con cirugía robótica crecen a una media del 15%, efectuándose más de 250.000 cirugías en 2016. “Se aplica muchísimo en el cáncer de endometrio, en el cérvix, precisamente porque permite ser más radical en la extirpación del cáncer preservando las funcionalidades”, indica el doctor Alberola.

Por otra parte, en cirugía digestiva cada vez se está usando más, sobre todo en el cáncer de recto, ya que en el tramo final del colón, hacia el ano, se tienen los mismos riesgos que en la operación de próstata. Puede existir una lesión nerviosa y que el paciente se quede impotente o incontinente. El cáncer colorrectal es  a día de hoy el tumor maligno más frecuente en España.

El doctor Alberola ha realizado la primera cirugía bariátrica con el sistema robótico Da Vinci Xi en la Comunidad Valenciana. Se practicó recientemente a un apaciente de 30 años con obesidad mórbida y consistió en la realización de un ByPass gástrico. Esta cirugía, considerada por muchos como el “gold standard” de la cirugía bariátrica, cuenta con contrastados beneficios para pacientes diabéticos (mejora los niveles de glucosa), con obesidad mórbida o con índice de masa corporal (IMC) mayor de 45.

La cirugía realizada por este procedimiento es más satisfactoria, sencilla y segura. Además, es el único que permite trabajar en campos alejados como, por ejemplo, en la pelvis y en el hígado sin tener que modificar la posición del robot ni del paciente para intervenir.

No es la primera cirugía pionera que realiza el equipo del doctor Alberola con el sistema robótico da Vinci. Recientemente realizaron una enucleación pancreática, que consistió en extirpar un tumor papilar mucinoso intraductal de cabeza pancreática, preservando la funcionalidad del páncreas. 

El doctor Alberola avanza que en el futuro puede haber feedback con el robot. “Incluso, hoy en día ya se produce. Con Da Vinci Xi hay feedback visual ya que somos capaces de sentir el tacto solo por el feedback visual. En el futuro este feedback podrá ser con todos los sentidos, no solo el visual”. Es posible que en un futuro la cirugía tal y como hoy la conocemos desaparezca.